Economics blogs swarm.

In the new stadium of social networks and social movements related intrinsic worth maybe stop and think together on how we feel attached to certain political processes revolutionary court . The new subjectivities that are possible thanks to the networks had not been possible before. From Tahrir and Gezi 15M to Occupy or the ability “from below” to create new identities or political subjects can articulate specific demands or open discussion processes have been key to the arrangement in which certain discourses have broken and crossed the discursive sign of the mass media .

Perhaps there then talk about two key concepts such as the attention economy and culture as accession and through them , (in this case from the perspective of the 15M in Spain ) has been able to generate a broth pedagogical culture of openness. Of how the good management of these tools and the rethinking of the same questions based politicians have managed to break locks and accelerate the way politics is increasingly understood as a space through life and not as a zombie organ linked to the institutions.

The question that we usually do then is: how do we manage these stages in the network understood as a discussion space equally legitimate for a square or a community center?

Net swarm

Net swarm

Culture of accession

The definition given in these terms David de Ugarte , who has written and studied all these processes before us is:

We can leave that adhesion is a process that facilitates the generation of large masses of perhaps false communities , is an act that costs little , is almost free and involves very little to the recipient

With the advent of social networks and the model implemented by facebook and twitter specifically, the practice which usually demonstrates this commitment to the process is based on ‘Like’ on Facebook and retweets on Twitter . These platforms , which are built as islands within internet , ie trying to re-centralize the information within themselves, limit the ability we have to show that membership. Furthermore, the known likes or ‘ retweets ‘ delimit our capacity for dialogue and do more while perishable within that timeline in which we show the contents .

There , within social networks, much more logical accession fast dying interaction logic . This is why blogs are so important in this regard and are irreplaceable in a way because they allow community has matured much more to be done and leave a mark to step down that road either comments or submissions of information .

Drawing a parallel between the physical and virtual , a ” I like ‘ or ‘ retweet ‘ ( without trying to understand it as something for nothing significant actually) can lead to an ‘ I’ll go to that action you promote ‘ or ‘ I’ll go to your manifestation ‘ . However, the square representing the blog and discussion space is usually entail a much deeper commitment to the political process concrete.

However, there is an obsession with bringing everyone to the top of this pyramid of engagement. The situation and lives are very different and it should also be much more inclusive , let each person choose that level of gradation when to take responsibility in terms of participation with which you feel most comfortable. Anyway, the discussion continues with , for example, the occurrence of terms as clickactivismo . The definition is implicit in its name and leaves no room for many doubts. Perhaps you’ve finished using the clickactivismo as something derogatory term ( the so-called activism couch ) leading away from the movement and often may be so but it hurts to have some empathy with those who do not have access to spaces or time when other , in geographical terms, do have.

Blogs will not replace social networks and the latter to the former. When we talk about a conversation distributed , as in the assemblies ( more so when they are open ) , some people feel much more comfortable stopping to listen ( followers , subscribers ) , spreading what they have heard (I like , retweet ) or actively in the dialogue (comments, inquiries ) . In understand that all these roles have their place ( and foster ) is the opening of new subjectivities that arise from empathy with the emotional part for traversing these spaces .

Economy of attention.

We often talk about the situation , how it progresses and pushes us to articulate speech responding to that of what is going on? ethics and to do so in our group or community have adopted. It is normal then that , sometimes , we meet in a position of influence over certain dialogues that are taking place in the streets or in the internet or wherever.

When we find containers that treat themes of different sensitivities , the manage the presence of information on the home page can be a real head broken . It is therefore important to design a cover as horizontal as possible to accommodate that many sensitivities as possible or, as in this case , both physical and virtual spaces that are represented by square subsequent and / or blog.

On the other hand , we tend to write about too many topics (health, education , employment, housing … ) is the joint that usually set ourselves the rate of publication . This, which a priori may seem simple , it is vital in the life expectancy of a blog. As a rule it is important to prioritize the issues directly related to our collective practices but , if we venture to address other issues one thing to keep in mind is the attention economy . That is, the ability we have to manage flows and the frequency with which we publish in our space.

Thus, practices or latent struggles in our care pyramid should rationalize that time . We may have enough content to hold but in the measure its publication in time will be much of the aesthetics of a live blog we want to show . Understand that is more inclusive not saying that anything goes, that everything can be published and deserves the same space or the same attention. You have to prioritize and make editorial decisions to ensure that issues of concern to more people , which are transverse or more transcendent reference for our community , deserve more visibility. The hodgepodge is not inclusive because it excludes those who are not like us much time to examine all available information .

Anuncios

How to: Evadir la precariedad y no dar de lado al procomún.

Este post va a tratar de ser breve e ir al grano. Tal y como estamos a día de hoy en temas de coyuntura entendiéndola como una precariedad que nos empuja al sobrevivir (o al menos en mi caso) muchas nos vemos en la tesitura de tener que ir viviendo con muy poco. Ahora, a veces, se cree complicado el poder hacer converger el lado comercial que da una retribución a tu trabajo con ese otro lado que le devuelve algo al procomún, a la comunidad.

Como muchos sabemos tenemos un estándares maravillosos como son las licencias creative commons que nos permiten licenciar nuestros contenidos (audiovisuales, textuales, etc) pero estas licencias a veces pueden quedarse pequeñas para evadir eso que llamamos precariedad y conseguir, también, ganar algo de dinero con nuestro trabajo. El motivo de este post empieza por este tweet.

Al grano. La forma de licenciar nuestros contenidos es un derecho que tenemos por ley y sobre el cual tenemos pleno derecho. Si no indicamos nada será copyright con lo que conviene dedicar unos minutos a pensar como queremos que lo que generemos se distribuya. En américa, por ejemplo, hay un programador que tiene licenciado su software de tal manera que cada vez que se distribuya o reproduzca con fines comerciales, quien fuere que haga esto debe invitarle a una cerveza. Esto es sólo un ejemplo para que veáis hasta qué punto somos dueños y tenemos el derecho de otorgarle medidas de distribución a nuestros contenidos.

En mi caso, que me dedico al vídeo y la realización he elegido una licencia creative commons como base. CC by-sa, la más abierta de todas ellas, que dice que cada vez que se distribuya debes hacerlo con atribución, es decir, comentando que esa obra la hubiere generado yo en este caso y la debes compartir igual, con la misma licencia. Y si eres capaz de generar dinero con ella adelante. Por supuesto permite la remezcla de el contenido, para que la cultura libre fluya como debe.
A mí esta licencia se me ha quedado corta pues otorgas a medios (tal y como está el periodismo en España) la capacidad de quedarte tu contenido sin retribuir el trabajo así que le he agregado un tip más y la he tuneado. Ese CC by-sa es sólo para personas físicas (gente normal que pueda estar en una situación como la mía) y el diagonalperiodico.net por toda la labor que hacen en su retorno al procomún como en este vídeo.

El resultado es que, de momento, estoy consiguiendo vender los vídeos a otras agencias como RT o Mediaset, consiguiendo una retribución por mi trabajo y sin dar de lado el procomún (la comunidad).

Recordadlo, el copyleft es nuestra arma, y bien usado (conociendo nuestros derechos) tiene grandes posibilidades. Espero que este post sirva de ejemplo y ayuda.

Sin libertad de prensa no hay periodismo.

Al grano, que no está la cosa como para perder tiempo. Hoy han sido detenidos dos fotoperiodistas y han sido detenidos en su propia casa, donde ha ido la policía a buscarlos. ¿Su delito? Fotografiar la realidad y no edulcorarla de ninguna manera. Las cosas empiezan con un artículo de Carlos Hidalgo en ABC titulado “La Policía investiga a radicales que se infiltran en protestas como fotógrafos” y seguido de sendas portadas en La Razón marcando directamente a una persona que está realizando su trabajo por no hacerlo bajo el sello de ningún mass media.

foto

Y ahí es donde empieza toda la maquinaria de un sistema podrido a moverse para criminalizar los movimientos sociales y de paso, ejercer presión sobre aquellas personas que tratan de buscarse la vida de una forma coherente y pudiendo tener la conciencia tranquila con lo que hacen a diario, con su trabajo.

Pero eso en España está mal visto, la cultura política que nos entrama y el contrato social que firmamos al nacer nos tiran hacia la corrupción, de la que nos dan mil ejemplos cada día desde los poderes políticos. El problema se hace más gordo si cabe pues se está atacando a una libertad de prensa que está quedando coartada de cualquier margen de maniobra para relatar una verdad que cada vez es más necesaria. Y no es cualquier libertad de prensa, es la del periodismo y el reporterismo local, esa parte del periodismo que da contexto, situa y enfoca las cosas donde deben estar. Sin ese periodismo no somos nada, somos datos y cifras alejados de las realidades y los apegos que están directamente ligadas a la vida, a nuestra cotidianidad, a nuestro hogar antes de que seamos desahuciados, a nuestros colegios antes de ser privatizados, a nuestra sanidad antes de ser vendida al mejor postor.

Y sin embargo, ahí no acaba la cosa. Estas personas siguen realizando su labor, lejos de un miedo que se quiere infundir en pos de ponerle trabas a una realidad que incomoda. Y como la verdad ofende pasan cosas como estas. En el siguiente vídeo se ve a uno de los fotoperiodistas detenidos hoy como recibe un porrazo en las manifestaciones de la marcha minera del año pasado. (Minuto 4:09)

Pero no acaba ahí la cosa, mientras fotografiaba todo lo que ocurría en los escraches de la Plataforma de Afectados por la hipoteca pasa esto.

O esto, cubriendo la manifestación fascista en Madrid.

Mientras tanto este gobierno se dedica a decir viernes a viernes que están trabajando por mejorar el empleo. Sin embargo la realidad no es otra que esta en la que las personas que quieren emprender y hacerlo de forma autónoma, cuando su gremio es de los incómodos, están siendo perseguidos y criminalzados una y otra vez bajo la rancia y asquerosa excusa de “infiltrados de la izquierda”.

Para colmo, si esto no os parece ya suficiente, los cuidados, esa otra parte del trabajo y de la vida que no se ve, tampoco se están dando como debiesen en eso que muchos llaman a hacer que es el PE-RIO-DIS-MO. Y lo dicen así, sílaba a sílaba. Sin embargo son los que se ponen ese chaleco blanco que lo único que consigue es marcar a los freelance por encima de el resto y hacerles objeto de una violencia policial que no hace falta ya a estas alturas pornerse a desenmascarar. Y por otro lado ves como colegas y compañeros, personas que consideras amigas de inquietud, callan y otorgan con su silencio la razón a un entramado periodístico del que luego se quejan y quieren salvar y quieren hacerlo desde la falsa autocondescendencia esa de “es que mi activismo es informar”.

Pues eso de informar, señalar a los culpables y en general la verdad suele venir dado por una cosa que se llama sentido común, decencia y honestidad.

Y sin eso, no hay periodismo ni hay nada. Por mucho que lo digas sílaba a sílaba.

El espectador suspenso.

Cuando se inicia una disertación sobre el tema del espectador en el mundo del arte es preciso hacer una advertencia capital. Este espectador existe porque ese mundo está malformado. Pretendo decir con esto que no debería existir un contemplador no autor, rigurosamente considerados ambos. Es la contrahecha estructura cultural la que permite el sinsentido de un hombre que se limita a mirar lo que otros hacen. Si admitimos esto como definición de espectador no es posible eludir la evidencia de que una tal pasividad no es humana, de que semejante indolencia creativa es algo contraria a la esencia misma de la naturaleza del hombre.

 

Conscientes de este desequilibrio, las buenas almas protectoras de este tinglado cultural han acuñado el eslogan de que una obra no se culmina hasta que alguien ajeno a ella la contempla. Algo que se resume en la condescendencia: hay tantas obras como contempladores.

 

-El espectador suspenso [Fragmento del texto de la conferencia impartida en el ciclo de la Distància: art espectador en Alicante en 1997]

La burbuja del crowdfunding.

Las épocas de crisis suelen venir por marcadas dosis de ingenio que de cuando en cuando dan como fruto alguna nueva forma de concebir los modelos de negocio. En España, que estamos inmersos en crisis de todo tipo (económica, política, de cuidados…) y en fondo y forma en una crisis sistémica, la capacidad de las personas para el desarrollo de proyectos personales se ve truncada por una falta enorme de mecenas, avales o de, como lo vería la cultura de la transición, gente con capacidad para hacerte un buen ajuar y empezar a independizarte, con todo lo que eso conlleva.

Una de esas crisis, la del sistema bancario, hace que este tipo de entidades envueltas en casos de corrupción, rescates y demás filigranas apocalípticas estén a día de hoy cooptadas por mercados y gobierno para evitar que el crédito fluya. La ecuación es sencilla: la economía se regenera si hay trabajo; hay trabajo si hay emprendedores; habrá emprededores si hay crédito; habrá crédito si este fluye y ahí, al final de esta ecuación de veinte incógnitas aparecen los gobiernos; el crédito fluye si se rescata personas y no a los agujeros negros que a día de hoy suponen las deudas (privadas) de bancos y cajas.

Ahora, como no se puede obtener el dinero por esa vía hay que buscarse otra. Gracias al desarrollo de las tecnologías de la información que a día de hoy nos permiten llegar a una masa enorme ‘consumidores’ se da la cosa esta que habréis escuchado poco, más o menos como crowdfunding: financiación de la grada. La entrada en la wikipedia de este concepto le da algunas otras acepciones como  cuestación popular1 ,financiación colectiva,2 microfinanciación colectiva,3 o micromecenazgo. Desde los principios del internet moderno (de igual manera que internet hace tiempo que dejó de ser el futuro hay un internet antiguo, sí) hemos visto en multitud de páginas botones que dicen “Donate”: Dame pasta, vaya. Con la aparición de las redes sociales esto se democratizó de tal manera que no tardaron en aparecer plataformas como KickStarter o en España como Verkami o Lánzanos que permitían aglutinar a un sin fin de proyectos que estaban buscando de mecenas para poder nacer.

La explosión  y la curva de crecimiento de esta forma de vida para muchos ha sido de 2010 en adelante algo imparable. Las plataformas de sindicación de proyectos se amontonan, los proyectos por año que se acogen a él se pueden contar por miles de miles. Y así todo. La cosa es que, para entendernos, 2010, 2011 y sucesivos están siendo para el crowdfunding lo que aquellos no tan lejanos dosmiles para La Ley del suelo de Aznar. España va bien.

Así, el crowdfunding, que es algo que ha sido pensado y asumido como una forma de financiación para un algo que iba a producir un retorno a la comunidad, al procomún, va directo al camino de lo que todas las burbujas: petar. Y va a petar por muchos sitios.

Foto de Michele Ficara Mangarelli.

El modelo de negocio, sin más.

La crisis de valores, económica y la coyuntura nos han vuelto cortoplacistas a un nivel que asusta. Y es que somos capaces de echarnos las manos a la cabeza si alguien no está dando volteretas al día siguiente de salir del coma. La incertidumbre que causan las políticas de recorte y austeridad, el aumento de la precariedad laboral o la situación económica de Euraca han convertido al crowdfunding en la cantimplora en medio del desierto. O dicho de otro modo, el ingenio y el talento se están quedando atrás por el abuso de un modelo que no garantiza continuidad y cada vez se plantea menos en el a medio plazo por el simple hecho de situarnos una y otra vez en esa tesitura política de la supervivencia. El carpe diem de la España de la austeridad. Estamos corriendo detrás de un autobús que corre y corre, y cada vez se aleja más. Y es que esta crisis de casi todo parece que acaba de comenzar por mucho que se esfuercen en decirnos “que estamos remontando”. En ese estadio habría que pararse a pensar en el medio plazo, como mínimo, y evitar el agotamiento del pozo de un crowdfunding que no es tan hondo como parecía.

Los cuidados y la gestión de la miseria

Están los crowdfundings porque sí y los crowdfundings por necesidad. De estos últimos, cuando alguien empieza una campaña es normal que sobrevuele ese miedo al fracaso, a no alcanzar el objetivo. La realidad es que familiares y amigos nos hemos antepuesto a eso. En una época en la que acceder a ese crédito del que hablaba antes es cada vez más difícil la solidaridad y los cuidados se han venido manifestando, en este contexto de mecenazgo, como microdonaciones en campañas de crowdfundings. El error es, cabe pararse a pensar, que esos apegos o los ímpetus en este tipo de procesos suelen venir bien pronto haciendo un flaco favor al emprendedor en cuestión. No son pocos los casos (y no nos vamos a poner a dar estadísticas) de  campañas de tipo medio (entre los 2000 y los 5000 €) que cumplen su objetivo en su primera semana y algunas de ellas en los primeros días. Y es que los crowdfundings, de algún modo, son como la esperanza, está bien mientras la tienes pero carece de sentido una vez vences o caes derrotado. Así, apresurarse a donar es la manifestación más ingenua de los cuidados materiales y hace que, una vez alcanzado el objetivo, ese crowdfunding, ya etiquetado como “Completado” carezca en muchos casos la visibilidad que pudiera merecer. Esto, que pudiera parecer perfecto para un proyecto orientado como servicio o proyecto de recorrido, no lo es tanto para productos culturales finitos como música, documentales o libros. La espontaneidad de la crisis y lo irreversible de esta coyuntura nos han convertido, de algún modo, en nuestros propios banqueros a interés cero haciendo proliferar masas enormes de proyectos hechos a medida para familia y amigos pero que acaban lejos de llegar a ese público objetivo que nos habíamos marcado en la fase del antes.

La recursividad, esa cosa.

Que ya se ha dicho que eso de pedir pasta por internet no es nuevo pero esta democratización del donante es un arma de doble filo. No os extrañe si, con el tiempo, acabamos inmersos un recursividad despiadada pidiendo créditos para pagar crowdfundings de amigos que sacan un disco, o de medios que van a hacer PE-RIO-DIS-MO, que hay muchos y tal como está como el panorama periodístico en este país (que da penita, por decirlo en plan suave) parece que esto no acaba más que empezar. El micromecenazgo o como mejor os guste llamarlo es algo que ha sido pensado de muy diferentes maneras. En contenidos audiovisuales con el llamado pay per view o incluso, pay after view: si te mola, recompénsalo sí así lo crees oportuno como en este caso. El periodismo, que es otra de esas cosas que no se escapan a una crisis que devora todo también ha tenido que tirar de la gallina de los huevos de oro como es el caso de Más público o lo que ahora conocemos como La Marea. Y es que no hay medio digital postcrisis, ajeno a los mass media y a los grandes lobbys empresariales que se pueda mantener sin algún tipo de donación, crowdfunding, suscripción y demás. Ahora, están los que, (aunque no con un crowdfunding al uso pero sí con suscripciones) como eldiario.esdiagonal o periodismo humano o el ya citado La Marea, que ofrecen a cambio un retorno de contenidos libres de modificar, distribuir  y ejecutar y hay otros que no han entendido nada y te piden dinero y en lo que lo empleen tendrá copyright, como infoLibre (un oxímoron bastante obsceno ya que de libre no tiene nada).

El desgaste del modelo

Quizás la mayoría solemos entender, o al menos desde ese punto de vista hacker o del procomún, los crowdfundings como una forma de emprender prácticas que tengan un retorno similar tanto para “el hacedor” como para la comunidad. Plataformas como Goteo.org, parten de un planteamiento en el que ese retorno ha de ir implícito en el proyecto en sí no siendo siempre, y cada vez más a menudo, oro todo lo que reluce. Existen cada vez más casos y casos de gente que está aprovechando el tirón de esta metodología para, simplemente, “montar su movida”. Y claro, estas cosas chirrían. Y mucho.
Uno de los casos que quizás más me ha llamado la atención al conocerlo ha sido este en el que una pareja que ha montado una especie de starbucks para Indurains y Armstrong pide, nada más y nada menos (nótese lo rimbombante) que 5200 € -mínimo- para comprar la mejora cafetera para su local.
Normalmente los crowdfundings tienen beneficios más allá de lo inmaterial, de lo perecedero. Un disco, un libro o una copia del documental en cuestión por poner un ejemplo. En este caso, al aportar vas a recibir un desayuno: café y tostada vaya. No está mal pero, sin pararse mucho a pensar, cabría entender que dinero no están perdiendo lo cual implica, por muy feo que sea hasta enunciarlo,que te estás comprando un café por adelantado y la propina, por delante. Ni puedo ir con mi café y usar la cafetera ni invitar a un amigo hacerlo. Retorno a la comunidad: Cero. Y todo con un vídeo explicativo con 50 transiciones de ‘Final Cut’ (supongo, visto el cariz que toma la iniciativa) del porqué de esa propina sin llamarla así. La neolengua llevada al extremo. Eso es socializar una deuda en el a priori. Y así, como éste, muchos otros.
El capitalismo tiene muchas cosas feas pero quizás la peor que tiene es esa de poner de su lado a lo que no puede vencer, de apropiarse y corromper a lo que se había establecido como alternativa, de despolitizar los métodos y arraigar, en este país más si cabe, aquello del ‘sálvese quien pueda’.

Resumiento (iba a intentar evitar el determinismo pero me veo incapaz): o nos paramos a repensar este modelo que debiera funcionar para dejar emerger los talentos por encima de las marcas, para comunalizar los cuidados de, valga la redundancia, una comunidad cada vez más necesitada de ellos o para fomentar un retorno a lo común y aceptamos este tipo de cosas como metodología o corremos el riesgo, y este es jodido, de agotar una de esas pequeñas alternativas que de momento y para según qué cosas había dado resultado.
La ideosincrasia del capitalismo es algo tan chungo que lo mismo te hace chapas y camisetas del Ché que te hace un crowdfunding para la cafetera de tu chiringuito y claro, al final, de tanto usarlo no va a haber crowd para tanto funding. Ni ganas.

El movimiento 5S. Carta de un amigo.

Lo siguiente es la reproducción de un mensaje en FB a un amigo italiano que (aunque ahora vive fuera) me comenta la situación en Italia desde su perspectiva. Es una persona de la que me fío mucho políticamente hablando y esta es la reproducción directa de la conversación en el FB. No doy su nombre para preservar su intimidad.

Pregunta:

Uey! Hola _____! ¿qué tal? Espero que por allá todo bien, es más, lo sé jeje Te escribo para preguntarte qué te parece lo de las elecciones en Italia. Quiero informarme sobre lo del movimiento 5S pero no encuentro nada de lo que me pueda fiar mucho así que te pregunto a tí.

¿cómo lo has visto?

¡Un abrazo!

Respuesta: 

Hola Mario,
lo sé los periodicos de todo el mundo lo único que dicen es que en Italia hay un movimiento populista que hace antipolítica. Además dirán que el leader de este movimiento es un comico.
Trataré de explicarte aunque no es fácil sintetizar todo.
Yo definiría el Movimiento, un Movimiento popular, antisitema y el único que actualmente en Italia habla de política. La base de todo son los siguientes conceptos: transparencia, honestidad, legalidad, competencia y meritocracia, partecipación ciudadana, respecto del medio ambiente, fuentes renovables, democracia participativa. 
El movimiento nació hace tres años y practicamente en estas últimas elecciones terminó como primer “partido”. Entre comillas porqué no es ningún partido y no tiene leader.
Para entender hay que conocer la situación italiana. Como sabes Italia es un País, administrativamente hablando, tremendamente corrupto. Esto explica porqué Berlusconi llegó a obtener el 30% de los votos. En un contexto como esto, puedes imaginar la rabia de la gente y el deseo de lograr un cambio. En Italia con el M5S nació una verdadera revolución democrática que nace de los ciudadanos a través del web, de las plazas y de las asambleas. El M5S ganó el 25% de los votos y las personas que irán en parlamento son ciudadonos normales sin experiencias políticas elegidos por los ciudadanos primero a través del web y luego con normales elecciones, que quieren cambiar el País y la Política. O sea un triunfo de la Democracia. El 60% de los candidados son mujeres, creo que en ningún partido del mundo nunca haya ocurrido esto. Esto demuestra que cuando verdaderamente el pueblo elige, las mujeres tienen más espacio en la vida pública.
La coalición de izquierda, PD-SEL, tomó la mayoría en la Camara pero no al Senado. Esto provoca, como puedes entender, una situación de ingobernabilidad. O mejor para formar un gobierno y alcanzar la mayoría al senado, el partido de izquierda tendría que hacer alianza con el M5S, el cual está claro no hace ninguna alianza porque una de las reglas principales es: no hacer alianzas con nadie. Si se quiere cambiar la política no se puede aceptar ninguna propuesta por parte de los partidos que dañaron un País y piensan sólo en sus intereses. Y las propuestas ya llegaron y se rechazaron.
Todo está en movimiento y te digo la verdad no es fácil. Es una Revolución y como tal es muy complicada y será dura. 
Para sintetizar te pongo los primeros puntos que el Movimiento quiere lograr:
1-Reorganización del sistema de televisión con la reasignación de las frecuencias de televisión por subasta ( o sea quitar a Berlusconi el monopolio televisivo).
2-Ley sobre los conflictos de interés ( son 10 años que se está hablando de está Ley y la izquierda que tuvo la posibilidad de hacerla no la hice).
3-Reducción del número de parlamentarios y los salarios de la clase política, con la introducción de un límite de dos mandatos consecutivos.
4-Reforma unicameral.
5-Abolición de las provincias y fusión de los municipios de menos de 3.000 habitantes.
6-Ley de Matrimonio para todos (gay, etero, lo importante es que la gente se ame con libertad, en Italia todavía no existe una Ley contra la omofobia y para la Unión Libre. Culpa del Vaticano.)
7-Quitar el impuesto pesadisimo sobre la primera casa introducida por el gobierno tecnico de Monti y votada por el gobierno de izquierda y de derecha. 
8-Introducción de la renta básica tal y como existe en tres cuartas partes de Europa. (En Italia nunca se cobró el paro).
9- Retirada de las misiones militares en el extranjero (Afghanistan por ejemplo).
10- Nacionalización del banco “Monte dei Paschi di Siena” (algo parecido a Bankia en España).
11- Reforma de la ley electoral (tenemos una ley que es una verguenza por el País y que no permite la gobernabilidad, esta si quieres te la buscas en internet, se llama PORCELLUM, porqué es una porquería).
12- Quitar los financiamentos públicos a los partidos y a los periodicos para que haya una información limpia. 
El M5S como ya pasó en Sicilia devolverá los 100 millones de financiamento publicos que el estado le va a entregar para la campaña política actual. Toda la campaña hecha por el M5S se hizo sin un Euro de financiamento público, a través de voluntariado y a través de ofertas de la gente común.

Estas son las reformas esenciales. Luego hay un mundo que se necesita cambiar.
Beppe Grillo es verdad es un ex cómico que hacía sátira política, pero no es un leader porqué él está afuera del parlamento, no se ha candidato a las elecciones y nunca lo hará.
Otra cosa importante todos los candidados para candidarse no tienen que haber tenido algún typo de condena y no partenecer a ningún partido político.

Como te decía es una Revolución. No es fácil, es muy difícil porqué el parlamento es un lugar muy corrupto y el hombre es frágil. Pero hay mucho entusiasmo. 
Además la Merkel empieza hablar de ola populista en Europa y el Movimiento tiene todo el mundo en contra aparte del 25% de los Italianos. Espero que pronto en España nazca algo parecido. Al fin al cabo el 15M es pioniero en esta lucha, la diferencia es que en Italia estos principios de la humanidad llegaron en Parlamento. 
A ver que pasa puedes imaginar mi dificultad en observar todo esto desde lejos.
Un abrazo

Las asambleas de barrio en la huelga general del 14N

Nos vamos al 14 de Noviembre, huelga general. La huelga general europea, o al menos del sur. Es una huelga de las de siempre y diferente al mismo tiempo. De las de siempre por el cierto colaboracionismo de algunos de los sindicatos mayoritarios como CCOO o UGT que hacen que la huelga al final se convierta en una fiesta de banderitas y pegatinas. Diferente por la postura general de los PIGS que hacen de el motivo de esta huelga algo más que una simple protesta contra los recortes al trabajador y abren el espectro y ponen el foco donde para muchos está el verdadero problema: la deudocracia o todo este sistema matemáticamente montado sobre el pago de una deuda ilegítima a todas luces en la que se socializan las pérdidas bajo la mirada, impertérrita, de la minoría ruidosa. De la mayoría silenciosa ya ni hablamos.

Ahora bien, la parte local de lo que puede ser el 14N está en parte ligado a las asambleas populares de los barrios y a todo ese entramado que lleva ya más de un año funcionando en barrios y pueblos. Las asambleas se encuentran ahora en la posición de interpelar un discurso y una actuación en cierta parte decimonónico y continuista, aún siendo en ciertos sentidos útil, o por el contrario encontrar nuevas formas de hackear un día o de prácticas y luchas en las que todas sean capaces de sentirse cómodas.
Después de pasarme por un par de asambleas de barrio el debate es prácticamente el mismo y parece replicarse barrio a barrio.

  1. ¿Se hace de piquete a la antigua usanza? ¿Se ponen las energías en conseguir que la huelga sea un éxito entendiendo el éxito como un porcentaje de participación?
  2. ¿Se intenta llevar a cabo el activismo de otra manera de formas más imaginativas (que algunas interpretan como buenrrollistas)?

En mi opinión hay un defecto de forma bastante importante a la hora de definir estas cosas. Por un lado habría que plantearse hasta qué punto una asamblea popular debe interpelar la, digamos, labor de los sindicatos este día y por otro barajar y debatir y hacerlo reposadamente sobre las políticas que puede llevar asociadas acciones como las de un piquete, sea este informativo o del tipo que sea.

A mí se me antoja bastante chungo el crear piquetes con el fin de cerrar comercios y bares sin discriminación ninguna. Las vidas son complejas y cada una estamos expuestas a muy diferentes sensibilidades que hacen que no sea excesivamente justo el hacer un juicio de valor sobre la solidaridad de los comercios en un día de lucha y hacerlo en términos de coyuntura o periodicidad como es una huelga general. Cabe recordar también que las asambleas de barrio, presuponemos, se autodefinen como un espacio inclusivo con tendencia al crecimiento, desde el sentido básico de abrir un hueco a alguien nuevo que se acerca a una asamblea o hasta la mejora y la empatía del ponerse y mirar en el lugar de las personas que, aún no formando parte activa en ella, estén dentro de la pintura de cada barrio. Quizás entonces los piquetes sin discriminación no tengan tanto sentido precisamente por el alejar por omisión a quien no entre en el juego de la huelga.

Si algo bueno tiene esta huelga es esa mirada diferente que se pone  en la deuda, el capital y la ilegitimidad de la socialización de la misma. Así, poner el foco en grandes superficies, multinacionales o bancos puede ser quizás algo donde sí cabría un gasto de las energías. Las formas ya son parte de cada asamblea y esta debería ser capaz de aceptar como un todo las diferentes sensibilidades de acción de las personas que lo forman, desde la que prefiere la parte pedagógica del piquete informativo a priori hasta de aquellas que coinciden en metodologías más cercanas al sabotaje y al boicot el mismo 14N, siempre teniendo en cuenta las realidades que nos han llevado hasta aquí, leasé deuda o leasé capital.

Hay entonces un gran abanico de cosas que se pueden hacer desde una bicicrítica, hasta olvidar la tarjeta a la hora de ir a pagar un carro enorme de cosas en Carrefour, Mercadona o El Corte Inglés así como probarte todo lo habido y por haber en el Zara de turno.