How to: Photojournalist

Claro, vengo de una serie de semanas en las que me estoy empapando mucho más acerca de cómo va todo esto. Llevo unos años ya con el deseo de poder dedicarme al fotoperiodismo así que, y harto de que mi trabajo gire en torno a una máquina, voy a ver si consigo que gire en torno a personas, a realidades. Es, en el fondo, la manera en que concibo la fotografía, más que como un arte, como un medio de expresión que se aprovecha de ese punto de sutileza a la hora de hacer fotos que te permite decir lo que tú quieras, sin censura, que de otra manera no podrías. Que con palabras no podrías. O serías más juzgado. Siendo cínico, una foto nunca es negativa, simplemente se ha malinterpretado. El que no quiera ver lo que no quiere ver, que no mire.

“Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.” Winston Churchill

Y es el peligro al que te expones cuando haces fotos. Probablemente muestres lo que no se quiere ver. Probablemente pongas a alguien en la tesitura de comparar. De cambiar de opinión y de, si es justo, hacerlo público.

El mero hecho de captar momentos de pequeñas realidades, de gente que necesita que se sepa su historia y conocerles es la forma más óptima de hacer fotografía, o al menos es como a mí me parece más loable. Reniego de la fotografía de estudio, de paraguas y del flash. La luz la que haya. Pero pienso así porque haces que se aunen en un concepto la parte artística y la inquietud moral, la ética. Que pudiendo ayudar o tratar de mejorar esto por el camino, vamos a hacerlo. Y claro está, digo yo, que se pueda vivir de ello.

Pues no parece estar tan claro todo este punto. Por lo visto esto de trabajar con la información, sí, eso de informar y recibir mientras tanto para poder vivir que no, que está jodido, que me busque otra cosa. Hay que compaginarlo con algo, no se, un McDonalds o algo así para poder llegar a fin de mes tranquilo y, si sobra, comprarte un chaleco antibalas que algún caprichito de vez en cuando nos gusta a todos.

¿Se nota la ironía? ¿No? Pues es ironía, por si acaso.

En cualquier caso, esa idea de realidades que yo concibo no tiene porqué llevar asociado todo eso, me gustaría hacerlo de una manera optimista y de buen rollo, fotoleréle que diría yo pero claro, si el contexto no deja habrá que joderse. A ver cómo va todo. Lo iré contando, supongo.

Y añado:

Anuncios

4 comentarios en “How to: Photojournalist

  1. No lo hago, viene solo! Me infectasteis algún tipo de droga cuyo efecto no me deja tener la boca cerrada y me invita a liarla parda siempre que puedo, a ser cínico y a tocar las pelotas. Que eso, por lo que se ve, no gusta. Y yo por llevar la contraria hago lo que sea.

    En cualquier caso… la culpa… mía!

    Responder
  2. A mí me hace gracia cuando le comento a alguien que estudio periodismo y que me gusta la fotografía… entonces ya da por hecho que voy a ser paparazzi (?) o fotoperiodista.

    O cuando me preguntan que a qué quiero dedicarme cuando acabe la carrera. Ni que fuera tan fácil saber lo que uno quiere, y menos aún dedicarse a ello.

    Yo de momento lo que sé es que tampoco quiero vivir en torno a una máquina (y lo que me quedaba si seguía por el camino del diseño gráfico), por eso empecé periodismo.

    Ánimo!

    Responder
  3. Pues mucho ánimo, que el periodismo está muy falto de profesionales que hablen con personas y no con máquinas. Ya nos irás contando cómo te va.

    Y comparto tu teoría del flash. Luz la que haya.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s