De la generación perdida a los Ni-Ni. Disertación breve.

Ayer tuve que hacer un análisis sobre la película La estanquera de Vallecas. Te das cuenta de que desde la que se llamó la generación perdida en los 80, la de la playstation o la cocacola, los ni-ni y demás existe arraigado en algún lugar de la educación no formal una manía por etiquetar (y su juicio a posteriori y no al revés) y emborronar realidades o imaginarios que están ahí. Se normaliza hasta el absurdo cuando no conviene. Una generación no es perdida si no se olvida y olvidar mata en este caso.

Nosotros, yo, los ‘ni-ni’ no hemos muerto pero estamos en un estado de coma latente largándonos fuera con la esperanza de que este país algún día despierte, y no. El problema es que lejos de la política, los medios de comunicación y demás parafernalia el conflicto no se extrapola a otros niveles de responsabilidad social del individuo. Olvidamos que la mayoría no es más que la suma de minorías. Que todo cuenta aunque no se perciba. Mientras la desidia siga ahí poca novedad veremos por Ejpaña.

En un mes la gasolina valdrá 1,80 y en dos será lo normal. Y como eso, todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s